La cachorra sufría de enfermedades y todo su cuerpo estaba cubierto de úlceras, cuando los voluntarios la recogieron en el 2015.

Fuente