Se les acusa de haber violado un código de salud, decretado para detener un brote de hepatitis A.

Fuente