Misión cumplida, aunque con daños colaterales. Así se podría definir la jornada que Toro Rosso ha experimentado en su fábrica de Faenza. Los italianos, que montarán motores Honda la próxima temporada, compartían a través de su cuenta de Twitter que ya están listos para competir en el Mundial de Fórmula 1 2018.

En un vídeo donde se puede observar a Franz Tost abrir una botella de champán junto a una mesa llena de canapés, uno a uno los empleados de la fábrica emplazada al norte de Italia se acercan al austriaco para recoger su vaso y brindar porque el monoplaza de Pierre Gasly y Brendon Hartley ha superado con éxito los crash test de la FIA.

Sin embargo, la celebración no ha sido completa porque se ha conocido que Brendan Gilhome ha abandonado su puesto como jefe de aerodinámica. Gilhome, que llegó hace ocho años procedente de Mercedes, ha estado trabajando estrechamente los últimos meses con el director técnico James Key en el STR13.

Por ahora se desconocen los motivos de esta salida, así como si el subdirector de aerodinámica, Ben Mallock, reemplazará al australiano, o Toro Rosso contratará a alguien para que asuma sus responsabilidades.

 

Fuente