Una organización estadounidense trata de salvar los restos y trasladarlos de vuelta a su país, pero las autoridades canadienses aún no lo permiten.

Fuente