Una ola de frío polar acompañada de fuertes nevadas e inundaciones golpea Estados Unidos en el arranque de 2018, dejando un rastro de decenas de muertos, así como coches congelados y suspensión de vuelos.

Fuente