Por Yenifer Gil

Faltando  a penas algunos días para que finalice este 2017, es preciso hacer un “STOP”, en medio de las festividades que caracterizan esta época, para analizar y evaluar lo que ha sido este año. Es imprescindible detenerse y hacer un recorrido mental de los logros alcanzados, de los momentos felices vividos y también de los tristes, es necesario recordar las lecciones aprendidas, las que trajeron gozo y las que nos hicieron levantar los pies; pues solo de ese modo, se iniciará el nuevo año con una visión clara de lo que se desea  perseguir en los próximos 365 días.

Al iniciar un nuevo año, llegan con él nuevas expectativas, nuevos sueños y aspiraciones, muchas de las cuales se convierten en metas, algunas alcanzables a corto plazo y otras a largo plazo. Sin embargo, para que esto sea posible, son muchos los factores que deben ser conjugados; entre ellos: Tener un Plan de Acción claro que nos vaya acercando a lo que queremos, hasta lograrlo, colocarle tiempos a nuestras metas es indispensable y tener un objetivo del porqué la meta propuesta, también es de suma importancia. La Motivación Intrínsica, es determinante, pues cada persona es responsable de lo que desea. La disciplina y un enfoque claro, sin lugar a dudas nos llevará a una ejecución constante, que dará lugar al cumplimiento de lo propuesto, recordando siempre que las metas y objetivos deseados deben ser alcanzables de acuerdo con los recursos que se disponen para lograrlas y las condiciones de cada uno.

Hay personas que inician con mucho entusiasmo y luego van perdiendo la motivación y las esperanzas de lograr lo que se habían propuesto, esto sucede porque muchos no entienden que crear nuevos hábitos requiere de tiempo y esfuerzos, y que si deseamos cambios positivos, debemos estar dispuestos a salir de la Zona de Comfort y afrontar riesgos. Algo que ayuda bastante a no desanimarse es tener escritas nuestras metas, visualizarnos con ellas logradas, buscar referentes, imágenes, frases que nos acerquen a lo que deseamos y pensar como nos sentiríamos con el objetivo alcanzado nos mantiene activos y positivos, sabiendo que al final cada esfuerzo, tendrá su recompensa.

Es importante que desde ya, evalúes los diferentes aspectos de tu vida y que empieces a visualizar en cuales de ellos quieres trabajar; tomando en cuenta que te puedes proponer mucho más que simplemente metas económicas; es decir, que además de estas puedes proponerte, por ejemplo: Mejorar la relación o la comunicación con tus padres, con tus hijos, con tu pareja. Relacionarte mejor con tus compañeros de trabajo, disminuir tus niveles de estrés, tener una alimentación más saludable o iniciar una rutina de ejercicios, emprender algún proyecto que desees, crecer espiritualmente, aprender un oficio, arte u hobbie, o cualquier otra cosa que te propongas de acuerdo a tus intereses. Esto para que tu vida sea equilibrada, pues con equilibrio resulta mejor.

Es importante que tomes en cuenta que el mejor momento para iniciar es Hoy, que se presentarán dificultades a lo largo del camino, que muchas personas intentarán desanimarte, incluso las circunstancias se tornarán adversas, pero debes tener claro cual es tu horizonte, cual es tu enfoque y seguir persistente hasta lograr lo que deseas, pues estoy convencida que lo único que no se logra, es aquello que no nos proponemos.

Te deseo  un feliz, exitoso y próspero 2018, esperando que tengas las suficientes hagallas para ir detrás de lo que quieres y que al concluir el año puedas decir con júbilo desbordante  ¡Sí, se puede!!