La democracia estadounidense de hoy en día es frágil y, a menos que se tomen medidas, podría seguir el camino de Alemania en la década de 1930, sostiene el exjefe de la Casa Blanca.

Fuente