Ocho días. Este es el tiempo que ha pasado desde que por última vez un McLaren Honda rodó por un circuito. Los test post carrera del Gran Premio de Abu Dhabi 2017 pusieron el punto y final a una alianza entre británicos y japoneses que no ha podido reproducir con Fernando Alonso los éxitos conseguidos a finales de los años 80 y principios de los 90 con Ayrton Senna.

Preguntado por esta ruptura, Hirotoshi Honda, hijo del fundador de la marca nipona, asegura entender las críticas que el bicampeón del mundo ha realizado estos tres años hacia al motor fabricado en Sakura: “Alonso es un hombre joven, inteligente, cautivador… Comprendo muy fácilmente el motivo de su gran desilusión. La vida profesional de un deportista es muy corta y decididamente estresante para perder tres años en un momento tan importante de su carrera. Por lo demás, no es mi culpa, ¡pregúntale a Honda!”.

El fundador de Mugen señala a la figura de Tomoyuki Hashimoto como el motivo de que Honda no haya conseguido aún fabricar una unidad de potencia competitiva y fiable: Tomoyuki Hashimoto es un excelente técnico. Él sabe construir un motor y así lo testifican los que él construyó. En cualquier caso, estoy seguro de una cosa: los japoneses tenemos la cultura de luchar en la Fórmula 1. Probablemente somos muy educados, pero podemos pelear”.

Por último, el empresario japonés de 75 años recuerda con nostálgica en ‘L’Equipe’ la figura de su padre en el mundo de la competición: “Mi padre era un verdadero luchador. Odiaba quedar segundo. Debemos ganar repetía siempre. Poco antes de su muerte, cuando estaba en el hospital y Senna ya no podía ganar con McLaren Honda, mi padre se quejó de esta situación desde su cama. Poco días después de su muerte, el brasileño ganó en Hungría con una bandera negra en el brazo. Cuando lo escuchamos, mi familia y yo lloramos”.

Fuente