Dos investigadores israelíes han creado un nuevo tipo de biocombustible para reducir la dependencia del carbón como fuente de energía.

Fuente