“Fue un sinsentido técnico que la bujía tuviese un impacto en un coche que cuesta millones de euros. Tenemos que renovar el compromiso con la calidad de nuestros componentes. Es un problema que probablemente hemos ignorado porque nunca fue de mucha importancia, pero ahora hemos tenido por lo menos tres ocasiones en las que realmente hemos visto su impacto devastador en el rendimiento. Lo arreglaremos”. Esa fue la reacción de Sergio Marchionne en la ‘CNBC’ italiana tras el cero de Vettel en Suzuka que deja al límite sus opciones de título.

El presidente de Ferrari considera intolerable que el fallo de una simple bujía de 59€ dejara al alemán fuera de juego y no va a permitir que algo parecido se repita. No volverán a pecar de desatención sobre un tema que la frustración ha convertido en capital. La solución pasa por aumentar el control de calidad en todos los componentes de sus clientes y pasa por España, por Zaragoza. En su universidad se graduó en Física e Ingeniería Informática María Mendoza, la elegida por Marchionne para elevar el nivel según la versión italiana de ‘Motorsport’.

Esta ingeniera española licenciada en 1999 lleva desde 2012 en el Grupo FIAT y actualmente está liderando como directora de calidad de proveedores de motor un grupo compuesto por 25 especialistas que estudia componentes metálicos, eléctricos y químicos. Un puesto que encaja a la perfección con los conocimientos que necesita la Scuderia para su equipo de Maranello y a los que añade sus aptitudes en idiomas: habla perfectamente italiano e inglés, y algo de francés, por lo que no tendría problemas de comunicación de ningún tipo.

De confirmarse este movimiento en la formación del Cavallino Rampante, María tendría la tarea de reorganizar el departamento de control de calidad de Ferrari para asegurarse de que ninguna de sus piezas vuelva a suponer problemas en la fiabilidad del monoplaza rojo. Una vez alcanzado el rendimiento y la velocidad necesarias en la combinación del motor y el chasis que se necesita para luchar con la todopoderosa Mercedes, la fiabilidad es lo que está fallando en Ferrari, y una parte importante de ella la dejará en manos españolas.

Fuente