Un invidente británico describe con la ayuda de su perro guía los incidentes a los que se tiene que enfrentar cada día en las calles de Londres.

Fuente