Un enfoque “demasiado optimista” y “poco realista” es la clave para entender los problemas del programa de desarrollo del novedoso avión de ataque, según su máximo responsable oficial.

Fuente