La ley respetará la decisión de los ciudadanos que expresen en vida su negativa a donar órganos tras morir.

Fuente