Se viven jornadas frenéticas en las fábricas de todos los equipos. Los días de las presentaciones y, más importante, de los primeros test de pretemporada se acercan y han de estar preparados para afrontarlos de la mejor forma posible. La construcción de los nuevos monoplazas está ya en su fase final y apenas quedan por completarse sus últimas etapas. Una de ellas es tan fundamental como celebrada: el encendido del motor. Ya sabemos cómo suenan los de Mercedes y Ferrari, y ahora le toca el turno al de Renault.

Los franceses han arrancado por primera vez el RS18 que pilotarán Sainz y Hulkenberg. “¡Es un bebé de San Valentín de nuevo! Renault se enorgullece en anunciar el nacimiento del RS18 a las 00.30 de esta mañana. Llegó a la vida reviviendo alegremente. Sus (múltiples) padres están todos bien”, escribían en su cuenta de ‘Twitter’ junto a un vídeo en el que se podía escuchar rugir al propulsor de la marca francesa, el mismo del que también dependen las esperanzas de McLaren y Red Bull.

Fuente