SANTO DOMINGO. Este Miércoles de Ceniza da inicio a la Cuaresma, que es el tiempo litúrgico del calendario cristiano destinado a la preparación espiritual para la Pascua. Se trata de un tiempo de purificación e iluminación, celebrado principalmente por la Iglesia Católica.

Para el padre Eulogio Castaños, de la parroquia San Judas Tadeo, en el sector de Naco, los próximos 40 días representan acciones, actitudes, perdón, oración, ayuno, conversión, limosna y reconciliación.

Dijo que la imposición de la ceniza se realiza dentro de la misa de inicio de la Cuaresma. La fórmula de bendición hace relación a la condición pecadora de quienes la recibirán y le recuerda el pasaje bíblico de que “del polvo eres y al polvo volverá” .

En el rito latino, la Cuaresma comienza el Miércoles de Ceniza y termina justo antes de la “Misa de la Cena del Señor” en la tarde del Jueves Santo. La duración de cuarenta días provienen de varias referencias bíblicas y simboliza la prueba de Jesús al permanecer durante 40 días en el desierto, previos a su misión pública.

También simbolizan los 40 días que duró el diluvio, además de los 40 años de la marcha del pueblo israelita por el desierto y los 400 años que duró la estancia de los judíos en Egipto.

A lo largo del tiempo de Cuaresma, los cristianos son llamados a reforzar su fe mediante diversos actos de penitencia y reflexión. La Cuaresma tiene cinco domingos más el Domingo de Ramos, en cuyas lecturas los temas de la conversión, el pecado, la penitencia y el perdón, son dominantes.

No es un tiempo triste, sino más bien meditativo y recogido. Es, por excelencia, el tiempo de conversión y penitencia del año litúrgico. Por eso, en las misa no se canta el “Gloria” al final del acto penitencial (excepto el Jueves Santo, en la misa de la cena del Señor), ni el “Aleluya” antes del evangelio.

El color litúrgico de este período es el morado, asociado al duelo, la penitencia y el sacrificio a excepción del cuarto domingo que se usa el color rosa y el Domingo de Ramos en el que se usa el color rojo referido a la Pasión del Señor.

Fuente