En el estudio participaron varios hombres jóvenes a quienes se les suministró dos vasos de vodka para evaluar la reacción del cerebro y los niveles de agresión en respuesta a una provocación.

Fuente