Si los parásitos permanecen en el ojo humano durante un tiempo prolongado, pueden causar daños en la córnea e incluso ceguera.

Fuente