La nueva técnica permite a los pacientes controlar por sí mismos la actividad neuronal en la región del cerebro que responde por las habilidades verbales, explican los científicos.

Fuente