A consecuencia del golpe sufrido en pleno combate, la luchadora británica “dejó de sentir sus pies” y caía al suelo cada vez que intentaba levantarse.

Fuente