La referencia de Trump a Haití, El Salvador y países africanos como “países de mierda” ha generado duras críticas. Sin embargo, un epíteto así o peor aún no parece molestar tanto si se aplica a Rusia.

Fuente