Una agencia francesa ha creado un anuncio en el que un condenado a la silla eléctrica pide una hamburguesa cómo último deseo, lo que ha causado controversia sobre el supuesto mal gusto de la publicidad.

Fuente