La frase volaba de boca en boca. Alonso y McLaren. Y Honda. Y el asturiano que había dado un ultimátum a McLaren. O se iba Honda o se iba él. Y se decía con total firmeza, como verdad absoluta. Le pregunté por entonces a Fernando. Me lo negó. Ahora también lo hace McLaren.

“Hubo mucha polémica con que nos había dado ultimátum por dejar Honda, pero nunca fue el caso, sólo quería que nosotros fuéramos competitivos y que creo que se hubiera quedado si hubiera sido competitivo estando donde estábamos”, explica Zak Brown, máximo responsable de McLaren, en unas declaraciones. Y es que es verdad que Alonso presionó con sus declaraciones, con su actitud a veces incluso, pero siempre trabajó al máximo para que Honda tuviera éxito y nunca, si hacemos caso a las fuentes directas, dio ultimátum alguno a su equipo para que cambiaran el motor.

Pero lo cierto es que finalmente lo cambiaron. Y ahora se abre una nueva etapa con Renault. Con esperanza. Brown al habla: “Renault tiene potencia, tuvieron algunos problemas de fiabilidad cuando aumentaron la potencia. México fue un problema de set-up, Max ganó la carrera con un gran dominio así que tienen un motor rápido. Han identificado algunas zonas de debilidad en la fiabilidad, pero creo que el modo de carrera está muy próximo a Ferrari y Mercedes, no creo que los motores sean el mayor problema en F1, todos están muy cerca y han ganado carreras así que no hay un gran déficit entre ellos”. El tiempo dirá.

Fuente