Quienes arremeten contra cualquier persona por sus declaraciones “racistas” u “ofensivas” para mujeres u homosexuales “no ven la ironía de su propia intolerancia”, denuncia una periodista irlandesa.

Fuente