Ángel no pudo contener las lágrimas cuando sus padres le regalaron una guitarra blanca, casi idéntica a la del protagonista del filme Coco. Con sus acabados dorados, este instrumento salió de la ficción para convertirse en el boom de Paracho, “capital de la guitarra” en México.

Fuente