El año 2017 no ha sido un año cualquiera para Garbiñe Muguruza. Campeona en Wimbledon y número uno del ranking mundial, su presencia fuera de la pista ha aumentado de manera considerable en el año de su gran explosión. Si en 2016 asaltó las portadas de todo el mundo tras su primer título de Grand Slam en Roland Garros, el 2017 recién concluido la llevó a los dispositivos de casi un millón y medio de fans.

La evolución de Muguruza ha provocado que en apenas doce meses la tenista hispano-venezolana haya logrado casi duplicar su número de seguidores en Twitter e Instagram, pasando de 209.000 y 308.000 seguidores a 400.000 y 588.000 respectivamente, lo que supone un 90% de crecimiento en cada red social. Además, su crecimiento en Facebook ha alcanzado el 15% (de 396.000 seguidores a 456.000) para un total de más de medio millón de nuevos seguidores.

Y todo gracias a un estilo dinámico, personal y cercano para que sus fans puedan disfrutar de su día a día dentro y fuera de la pista. De esta manera, Garbiñe ha conseguido reflejar en sus redes un espíritu positivo que contagia a todos sus seguidores, que han podido descubrir el lado más desconocido de la tenista a través de sus grandes pasiones: la música, la moda y la gastronomía.

Tal ha sido su explosión mediática, que la firma deportiva Adidas eligió a Garbiñe para su “cena de gala” junto a estrellas mundiales de la talla de David Beckham, Lionel Messi, James Harden, Paul Pogba, Von Miller o Pharrell Williams, que protagonizaron un encuentro para la historia en la campaña más destacada de la marca. Icono de la moda, el propio Pharrell Williams diseñó la equipación que Garbiñe lució en el US Open en Nueva York, capital mundial de la moda.

En la disputa fuera de las pistas, Garbiñe se sitúa también entre las cinco mejores del mundo en seguimiento en redes sociales, ocupando la cuarta posición en el ránking de jugadoras más seguidas en Twitter, Facebook, Instagram y en el total, sumando más de 1.453.000 seguidores en las tres principales redes sociales.

Fuente