Científicos encuentran un vínculo entre las etapas tempranas de la afección con los cambios de humor y de personalidad.

Fuente