Las declaraciones del presidente filipino podrían escandalizar a la sociedad de su país, mayoritariamente católico.

Fuente