Las llamas han arrasado más de 4.000 hectáreas en inmediaciones de las ciudades estadounidenses de Santa Paula y Ventura.

Fuente