Desde Pionyang aseguran que las declaraciones de altos funcionarios estadounidenses significan que “Corea del Norte tiene que prepararse para una guerra en la península”.

Fuente