Los palestinos fueron los primeros en tomar las calles tras el reconocimiento de Jerusalén como la capital israelí, un golpe potencialmente fatal para sus futuras ambiciones de estadidad.

Fuente