Mientras siguen las rondas de negociaciones, las calificadoras de riesgo adelantan pronósticos que ponen a correr al Gobierno mexicano.

Fuente