A veces hace cosas así. Y entonces uno recuerda la razón por la que este piloto que no gana una carrera desde 2013 sigue considerado el piloto más completo de la parrilla. Les habló de meter siete décimas a su compañero de equipo a la primera vuelta de ambos con los medios, después ponerse delante de Bottas y a dos décimas de Hamilton con los blandos y finalmente ser sexto con los superblandos entre los dos Red Bull, pero con un tiempo casi calcado al que había logrado con los compuestos anteriores. Le quedan tres o cuatro décimas. Las vueltas que dio el asturiano en estos libres 3, sobre todo la vuelta con los blandos fue espectacular. Y eso solo lo puede hacer este piloto español.

A pesar de todos los pesares. Está ahí Alonso, al acecho, por si a alguno de los de arriba se les ocurre fallar o cualquier circunstancia. Sexto, pegado al quinto que fue Daniel Ricciardo con el Red Bull. Lejos aún de los Mercedes y Ferrari, pero parece que con estos mismos coches y un motor más potente, Alonso estaría ahí, con los Hamilton, Vettel y cia… donde debe estar.

Más allá de Alonso la batalla fue entre Mercedes y Ferrari. El mejor resultó Bottas solo tres centésimas por delante de Hamilton, 45 sobre Vettel y 58 con Raikkkonen. Así de igualadas están las cosas. Veremos en la sesión clasificatoria.

En cuanto a Sainz, décimo por delante de Vandoorne y con Hulkenberg, decimocuarto. Los dos españoles, los pilotos que más diferencia metieron a sus compañeros de equipo. Ahí queda eso…

Fuente