Las nuevas políticas de Washington respecto a Teherán son más agresivas, por lo que iniciarían una nueva crisis en Oriente Medio.

Fuente