El enigma del origen de los molestos efectos acústicos que registraron los empleados de las Embajadas de EE.UU. y Canadá en La Habana puede estar próximo a resolverse.

Fuente