Un “ataque de decapitación” contra Corea del Norte no sería fácil de realizar por varias razones. Además, “casi con toda seguridad provocaría una guerra” en la península coreana, advierte un analista.

Fuente