Ciberdelincuentes se valen de la popularidad de la cantante y de que, estadísticamente, es probable que muchos de los usuarios hayan escuchado o adquirido sus canciones.

Fuente