“Supone una amnistía a la ocupación ilegal”, critica en su página web el Observatório do Clima, que añade que el Gobierno “ha cedido a la presión” del “lobby rural”.

Fuente