Los forenses que investigan el fallecimiento de Carrie Fisher no pudieron certificar la causa final de la muerte de la artista, por lo que continuarán con las pruebas para determinar qué provocó el paro cardiaco que acabó con la vida de la princesa Leia de Star Wars a los 60 años.

Fuente