“Lo vemos como una amenaza y como acciones que ponen en peligro nuestros intereses y nuestra seguridad”, ha indicado el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

Fuente