LA VEGA. Mientras esperan por la construcción de una nueva plaza prometida por el Gobierno Central, cientos de comerciantes del mercado público de esta ciudad están establecidos en las aceras y en las calles, dificultando el tránsito vehicular y peatonal.

Los mercaderes desarrollan sus actividades en condiciones de alto riesgo para ellos, así como para sus clientes, pues ofrecen sus mercancías bajo agua, sol y sereno, en plena vía pública, y con poca higiene.

Francisco de Jesús Comprés, un platanero con más de 20 años trabajando como vendedor, afirmó que debido a las condiciones que se expenden los productos agrícolas, las ventas se han reducido considerablemente desde que se produjo el incendio en la estructura de la plaza que alojaba a más de 400 negociantes.

“La gente ha dejado de venir al mercado desde que se quemó el año pasado… casi nadie quiere exponerse al aire libre, como estamos la mayoría de nosotros en plena calle”, relató Comprés.

Agregó que en tiempos de lluvia se ven obligados a retirar sus mercancías para que el agua que corre por los contenes no se las dañe.

José Calderón, quien comercializa verduras en una pequeña mesa cubierta por una lona llena de agujeros en una de las calles laterales al mercado, dijo confiar plenamente en que el presidente Danilo Medina mejorará las actuales condiciones en la que él y la mayoría de sus compañeros están trabajando.

“Nosotros estamos esperando por el Presidente para que nos construya un local digno, como lo prometió cuando vino a visitarnos. Yo sé que él lo va hacer”, refirió Calderón.

Arquímedes Andújar, presidente de la Asociación de Comerciantes del mercado público también mostró su plena confianza de que en este año será construido el nuevo local para la plaza comercial.

Clientes que aún acuden a la plaza a adquirir mercancías agrícolas y toda la variedad que también venden u ofrecen, expresaron su inconformidad por el abandono en que se encuentra esa plaza.

Se recuerda que tras una visita del Jefe de Estado, el Gobierno anunció la reconstrucción de un nuevo local para alojar a los vendedores, cuya obra estaría culminada en cinco meses, lo que aún no ha ocurrido.

El gobernador de La Vega, Bolívar Marte, justificó la tardanza que han tenido para dar inicio a la obra, alegando dificultades que enfrentaron para adquirir terrenos contiguos al local, y de esa forma agrandar la plaza.

Marte aseguró que una vez se dé el primer picazo, la obra estará lista en un promedio de unos seis meses.

Indicó que el Gobierno seguirá entregando los subsidios mensuales a los comerciantes que perdieron la totalidad de sus inversiones y sus negocios en el incendio, hasta que se concluyan los trabajos. El incendio del mercado público ocurrió el 29 de mayo del pasado año 2016.

Fuente