Aunque los números digan que la temporada de su debut en 2014 fue la peor que ha tenido en la Fórmula 1, el golpe que recibió el año pasado seguro que fue el que más le costó encajar. No pudo empezar mejor el 2016, lo hacía como piloto de Red Bull, un asiento privilegiado que sólo le duraría cuatro carreras. El huracán Verstappen le arrastró de nuevo a Toro Rosso y le dejó dando tumbos. Pero Kvyat ha recuperado el ánimo gracias a un final en el que se reencontró, a la renovación de su contrato y a una amiga especial de apellido ilustre…

“Las vacaciones fueron relajantes. Estuve en Italia, con mi familia y mi novia recuperando fuerzas y ahora he regresado a casa”, cuenta Daniil a la emisora rusa ‘Radio Sport FM’. Habla de su chica de pasada, pero no tardan en preguntarle por ella: “Su nombre es Kelly, creo que todo el mundo lo ha visto en Internet”. Y la clave: “Ella es de la familia Piquet”. En concreto, es la hija del tricampeón y leyenda brasileña Nelson Piquet. Esta exmodelo internacional de 28 años nacida en Alemania siempre ha estado relacionada con el mundo del motor, y ahora más.

Además de trabajar en el contenido digital de la Fórmula E, pasará a ser una de las habituales de un paddock de F1 que ya conoce bien. Pasar la Navidad cerca de ella le permite afrontar a Kvyat la nueva temporada “lleno de fuerza y de energía”. “Ya nos estamos preparando para la nueva temporada desde un punto de vista físico. En diciembre, cuando tenía tiempo libre, lo usaba para prepararme para un entrenamiento intensivo en enero y febrero, tendré mucho trabajo”, analiza el compañero de Carlos Sainz.

“Iré a la fábrica tan pronto como haya más información sobre el nuevo coche, ¡en cuanto los ingenieros me llamen, iré!”, añade el ruso con la motivación completamente renovada. Y es que sabe que 2017 tendrá mejores oportunidades de destacar al volante de la casa de Faenza: “Durante varios años Toro Rosso ha terminado el campeonato aproximadamente la misma posición, por lo que nuestra tarea será estar más arriba y sumar más puntos”. El objetivo ya está establecido y seguro que la fuerza del apellido Piquet le ayuda a conseguirlo.

Fuente