Era una de las fotos típicas en la semana previa a los grandes premios de la F-1. Varios pilotos del Mundial se reunían en Mónaco, entre ellos Rosberg, Massa, Ricciardo o Hulkenberg, para subirse al avión privado del campeón con Mercedes y volar con destino a la ciudad que organizaba el gran premio correspondiente. La retirada de Nico supondrá que ese grupo tendrá que buscarse una nueva planificación… y no todos se lo han tomado igual. “Es una pena que Rosberg no vaya volver para defender su título, pero estoy seguro de que sabe lo que hace. Respecto a mí, que soy una persona pragmática, significa que no habrá más viajes a los grandes premios en su avión; eso realmente es un asco”, afirmaba Hulkenberg en la web del campeonato.

Hulkenberg cambia esta temporada Force India por Renault y el ganador de las 24 Horas de Le Mans en 2015 y se fija objetivos a más largo plazo que 2017: “Queremos ser un competidor ambicioso y esperamos dar unas cuantas sorpresas  este año, pero hay que ser realista y este será de transición para Renault. Dadnos un poco de tiempo”.

El alemán también quiso agradecer a su anterior equipo, pero reconoce que necesitaba nuevos proyectos: “Después de de mi largo matrimonio con Force India sentí que necesitaba una nueva novia. Bromas aparte, estoy profundamente agradecido a Force India. Hemos tenido el año más exitoso de su historia: P4 en constructores. Era casi como soñar un sueño imposible… y se ha hecho realidad! Sin embargo, estoy convencido de que el cambio a un equipo de obras es el paso correcto para mí para lograr nuevos éxitos”.

Fuente