La retirada de Nico Rosberg fue tan inesperada que ni el gran jefe sabía nada. Dieter Zetsche, el presidente y consejero delegado de Daimler, y jefe de Mercedes, ha desvelado en una publicación británica cómo se enteró. “Sonó el teléfono y salí de la ducha. Busqué algo que ponerme y vi que me llamaba Toto Wolff. Pensé: ‘Oh, no… otra vez problemas con Hamilton’. Descolgué y Toto me lo contó. Francamente no esperaba lo de Nico”. Zetsche revela sin querer… o quizá a propósito que había tensión con Hamilton tras lo ocurrido en Abu Dhabi.

El dirigente germano reconoce que no guarda ningún tipo de resentimiento ni enfado con Rosberg. Es más, le entiende: “No me siento decepcionado, ni insultado. Respeto su decisión. Por un lado, están los pilotos que quieren seguir ganando carreras y rompiendo registros históricos como Hamilton, y por otro los que han logrado el sueño de la vida y saben que no puede haber nada mejor. Ambos enfoques son legítimos. Por supuesto, para nosotros habría sido mejor tener dos campeones del mundo en 2017 y ahora tenemos que encontrar a otro piloto. Pero así es la vida y esto es parte del juego”.

Fuente