El presidente de la Conferencia del Episcopado Dominicano, monseñor Nicanor Peña, demandó a los organismos de seguridad del Estado actuar con la misma celeridad con la que lo hizo en el desmantelamiento de la presunta banda que encabezaba el ultimado exteniente, John Percival Matos a la delincuencia en general.

“Que se actúe con el mismo empeño y con la misma intensidad que se utilizó en la persecución y muerte de Percival Matos, que se haga contra todos los demás que andan por ahí cometiendo fechorías”, instó el prelado católico

“Todo lo que signifique desorden en la comunidad, debe ponerse en orden, para que camine como debe ser”, señaló.

El también obispo de la Diócesis de la Altagracia, indicó que “todos podemos decir que las leyes son buenas, el problema está en su aplicación, por lo que los jueces deben aplicar la ley con rectitud y el que haya que castigar que se castigue, pero que tampoco castigue a inocentes”.

En ese contexto, el religioso recordó que hay un principio legal que dice que “más vale dejar libre a mil culpables que condenar a un inocente, y hay que tener cuidado a la hora de juzgar a una persona, pero los hechos deben ser llevados hasta las últimas consecuencias y que se castigue a quien haya que castigar”.

Atribuyó la ola delictiva que arropa gran parte del territorio nacional a la falta de formación en valores, sobre todo de formación en los hogares.

“Si el hombre no tiene valores es una bestia y da rienda suelta a todo lo que le llega a la mente, pero cuando tiene principios y valores, entonces sabe cómo actuar”, refirió.

Monseñor Nicanor Peña se expresó en esos términos tras presidir una eucaristía en el templo Las Américas de este municipio, con motivo del 523 aniversario de la primera misa oficiada en América un día como hoy 6 de enero de 1494.