Por Luis Fernando García

wall-strep

NUEVA YORK.-Wall Street, corazón y cerebro de la Macroeconomía Mundial y líder del  bloque de países que forman el Grupo G-7. Este grupo, tiene el  control  de más del 90% de todas las actividades económicas del mundo, donde  sus brazos actúan como tentáculos del nuevo orden económico mundial. Con la intención macabra de controlar toda la macroeconomía mundial. Donde la economía de cada uno de los países del mundo, están totalmente ligadas a Wall Street que  todo lo ve y lo controla.

Porque es donde se determina el precio de la materia prima, el precio del dinero, su  distribución, el precio de las acciones, de los commodities y de todas las actividades futuras de los mercados. Y aunque en teoría, las economías de los países  son independientes, no deben  salirse de los parámetros establecidos por el Grupo G-7, quienes controlan muy de cerca  los  movimientos y la tendencia  de la Bolsa de Valores y los Mercados Financieros Internacionales. Haciendo un análisis de la Bolsa de Valores, vemos que tiene una  gran similitud con El Pulpo. Que son animales marinos que están compuesto por ocho brazos y un cerebro donde cada brazo actúa de forma independiente e individual y que están  conectados  al cerebro principal que controla todo el cuerpo.

Esa tendencia la determinamos a través de la interrelación y conexión existente  entre los mercados, que se mueven en parejas entre ellos y donde las principales combinaciones que encontramos son: Acciones y Commodities se mueven paralelos juntos, Acciones y Bonos se mueven inversos, Dólar y Acciones también se mueven de forma inversa, dólar y commodities van opuestos, Bonos y Tasa de interés también son inversos, Bonos y  Dólar van paralelos en la misma dirección, tasa de interés y las acciones van paralelos juntos, entre otras combinaciones.  El conocimiento en la dirección de las tendencias  de estos mercados, ayudan a los gobiernos y a los bancos centrales del mundo,  a trazar la política monetaria y fiscal  de acuerdo a la dirección de esa tendencia, lo que permite tener  un crecimiento  económico sostenido y constante en el tiempo, en beneficio de todo el país.
República Dominicana

En el caso particular de la  Republica Dominicana, que actúa en contra de los postulados de la bolsa de valores y los mercados internacionales, donde tanto el gobierno como el banco central, aplican su política sin tomar en cuenta la tendencia de la bolsa, solo contribuyen a socavar las bases fundamentales del crecimiento natural y sostenido de una buena economía, como es crear las condiciones para que se puedan desarrollar  las pequeñas y medianas empresas (Pymes). Que son el pulmón  en el desarrollo de un país y bienestar de sus ciudadanos. Esta aplicación contraria a la bolsa tiende a producir despidos masivos aumentando la tasa de desempleo y la pobreza, lo que trae un incremento  mayor de la delincuencia por la falta de oportunidades. Mientras que aquellos que si aplican sus políticas en dirección de la Bolsa de Valores, obtienen el beneficio del crecimiento de esa tendencia, donde las grandes corporaciones reciben cientos de miles de millones de dólares por la compra de sus acciones y  por la entrada de capitales a la Bolsa de Valores.

Existen evidencias que la  Republica Dominicana,  por años está aplicando una política contraria a los mercados, lo que provoca que las fuerzas más letales para que una economía se desarrolle,  vayan en  aumento sin  parar por la continuidad de ese círculo vicioso. Cabe destacar que esas fuerzas letales que afectan las economías emergentes, comienzan a surtir sus efectos negativos, aumentado la pobreza y la desigualdad social. Y las autoridades usan su retórica del crecimiento económico, solo para condicionar la opinión pública. Y los bolsillos de los dominicanos con menos dinero. Por un aumento de la canasta familiar cuyo  valor es de $35,000.00 pesos mensuales,  mientras que el 85% de los salarios,  oscila entre los $6,500 y $13,800 pesos mensuales, por debajo del límite de la línea de Pobreza.

Esas fuerzas  asesinas y letales que destruyen la economía dominicana impidiendo su desarrollo, en perjuicio de la sociedad son: 1.- La deuda externa, que sobrepasa  el 52% PIB de acuerdo a sectores de oposición y que nunca debe llegar al 75% PIB, porque sería  la degradación de los Bonos Soberanos a la peor calificación existente(D), lo que obligaría a Wall Street a llamar el “Default”, de los Bonos Soberanos Dominicanos  2.- La  falta de circulante que provoca las  quiebras de las  PYMES,  producto de la venta  de Bonos Soberanos. 3.- Gastos excesivos del gobierno. 4.-Corrupción e Impunidad (donde el dinero en manos de funcionarios, protegidos por la impunidad, no genera riquezas). 5.- El pago de más impuestos por dominicanos,  por la nueva Reforma  Fiscal o Pacto Fiscal (así le dice el gobierno).

Estas medidas, traerán graves consecuencias a las Fuerzas productivas del país, empresarios, industriales y muy especialmente a las Pymes, que estarán sometidas aún más a una  posible desaparición en la medida que continúa la presión tributaria por parte de las autoridades. Esto sencillamente provoca  un aumento en las materias prima y la inflación, además de  aumento del costo operacional, aumentando el producto final. Y ese aumento, no es  producto de una  mayor  demanda de bienes y servicios en la  economía,  sino por una ausencia de la demanda misma.  Dejando a todos los dominicanos, con menos  dinero en sus  bolsillos para gastar. Ampliando la posibilidad de un aumento en la delincuencia por una mayor pobreza.banco central

Esto obliga a vender  bonos y aumentar la presión a las Pymes  por falta de liquidez. El gobierno entonces, compite de forma desleal pero no ilegal por el dinero disponible en el mercado de valores,  con empresarios, industriales y también con las  Pymes.  Debemos señalar, que los bonos vendidos en la bolsa de valores dominicana, están en manos de más o menos, 40 países extranjeros y no inversionistas  locales. Esta deuda complica la economía, porque se puede convertir en externa, si   aquellos que compraron esos bonos, deciden  venderlos y su dinero  convertirlos a dólares.

Además del uso por parte del gobierno de un 70% de los fondos de pensiones, es solo cuestión de tiempo nada más, para que la economía dominicana colapse por completo, de continuar con esta velocidad de endeudamiento por parte del Poder Ejecutivo, el Poder Legislativo y el Banco Central.  Si sumamos todo esto, el uso de los fondos, las quiebras de las pymes, la deuda externa e interna, corrupción, impunidad  y más impuestos, notamos que este panorama es insostenible en el tiempo. Y solo crea más desigualdad social, más Pobreza y más desempleo en perjuicio de todas las familias  dominicanas. Afirmamos entonces: Economía dominicana…”en cuidados intensivos”.

El autor es Ingeniero Civil, Experto en Bolsa Valores.